La tarea principal en el diseño de este apartamento de Moscú fue crear un rincón de paz y tranquilidad, para llenar la falta de armonía natural en la ciudad. Se usaron los materiales naturales, las formas y los colores nos recuerdan a naturaleza. Las rayas del césped en el pasillo llevan a un verdadero oasis: una sala de estar combinada con una cocina-comedor, donde la pared está decorada con plantas. Las puertas del balcón tienen impresiones fotográficas de árboles. Parece que es una casa que se encuentra en el bosque verde.