Este pequeño apartamento con la superficie total de 68 m2 se encuentra en la parte central de Barcelona en Gran Via de les Corts Catalanes. El apartamento tiene dos dormitorios, dos baños, la sala de estar con cocina separada. El concepto es bastante minimalista y monocromático con elementos clásicos como cornisas y decoración del techo. Los materiales básicos del acabado es una combinación de mármol y cristal, con la adición de los elementos clásicos en la decoración. Los colores blanco y negro le dan al apartamento un poco el sentido de rigor.